Blog

tumor

05

mayo
2021

Cuidados y reposo tras una cirugía de tumor suprarrenal

Las glándulas suprarrenales son aquellas ubicados sobre nuestros riñones y poseen una forma triangular. Pero, ¿qué sucede cuando se vuelve una zona cancerígena y surge un tumor en aquella zona?

A esta patología se le conoce como feocromocitoma. Con ello, nos referimos a un tumor que se encuentra ubicado en una parte de nuestra glándula suprarrenal, llamada también médula suprarrenal. Entonces, ¿qué es lo que suele suceder en estos casos?

Pues bien, es a través de una cirugía del tumor suprarrenal con la que te podrán extirpar ya sea una o las dos glándulas suprarrenales. Pero, debes tener en cuenta que esta es una intervención relativamente agresiva y compleja que requiere de un periodo de recuperación y convalecencia. ¿Por qué es considerada una operación con alto grado de dificultad?

El principal motivo, es que es una cirugía realizada sobre una glándula que se encuentra escondida en las profundidades del abdomen. Para ser más específicos, en el retroperitoneo, y nuestra glándula suprarrenal se encuentra protegido por nuestro hígado y riñón (si fuera la suprarrenal derecha) y por el hígado y el riñón (si fuera la izquierda).

Entonces, para realizar la cirugía de tumor suprarrenal, se requiere acceder a la glándula suprarrenal afectada vía cavidad abdominal o bien, desde la fosa lumbar.

A continuación, nuestra clínica especialista en endocrinología, te brindará más información sobre los cuidados posteriores a tener en cuenta.

¿Qué pasa con la región de la cirugía?

La región en la que se realiza la cirugía es la conocida como el retroperitoneo. Así, las glándulas suprarrenales se encuentran ubicadas en la parte más posterior, teniendo gran contacto con los riñones, columna vertebral y vasos de tu organismo.

Sin embargo, hay un punto a tener en cuenta. El paciente, posterior a la operación, difícilmente experimentará nauseas, dolores, o malestar general. Por estos motivos, el hecho de no tener síntomas hará que quieras realizar tus actividades con normalidad y no practiques el reposo adecuado. Es acá cuando te recalcamos sobre la importancia de guardar reposo, más aún en los primeros días posteriores a la operación.

¿Cuál es el motivo?

Debes considerar lo siguiente. Pese a que la operación aparenta ser mínimamente invasiva, no debes confiarte de ello. Pese a que observes dos o tres incisiones en tu cuerpo, ten en cuenta que hay piel cortada y tejido coagulado. Debido a ello es necesario que le brindes a tu cuerpo el tiempo recomendado por tu médico de cabecera para que cicatricen tus heridas de forma adecuada.

Es necesario que la zona afectada permanezca lo más inmóvil posible. Por eso, no te confíes si a partir del tercero al quinto día experimentes una aparente sensación de seguridad. Eso te llevará a que te levantes de la cama y confíes en que ya te recuperaste del todo. Recuerda que será clave guardar reposo durante unas tres semanas.

De este modo, luego de un mes, ya podrás retomar tus actividades rutinarias con total normalidad y sin riesgo alguno.

Algunas recomendaciones extras…

Nuestros médicos endocrinólogos en Lima, te recomiendan:

– Conducir mientras te encuentras tomando analgésicos narcóticos puede ser contraproducente para tu salud.

– Evita cargar o levantar objetos con un peso mayor a 2 kilos durante las primeras seis semanas.

– Durante las primeras cuatro semanas, evita practicar actividad intensa.

– Por los dos primeros días posteriores a la cirugía, evita algún tipo de ducha.

– Además, durante la primera a segunda semana, no debes bañarte en la tina.

Recuerda que, recurrir con nuestros médicos endocrinólogos en Lima especialistas en el área para resolver cualquier consulta de algún tratamiento que necesites seguir, será tu mejor decisión. Por ello, no dudes en contactarte con nuestra clínica especialista en endocrinología al correo consultas@luishuarachi.com o en llamarnos al 928114900. ¡Estaremos gustosos de atenderte!

Regresar al blog

CATEGORIAS

POST RECIENTES