Blog

causas de la nefropatia diabetica

09

septiembre
2021

Causas de la nefropatía diabética y qué sucede si no se llega a tratar

La diabetes afecta a todos los sistemas de nuestro cuerpo, y si no se llega a controlar a largo plazo provocará daños importantes en muchos órganos. Por esta razón, creemos conveniente alertarlos sobre las consecuencias al padecer diabetes. En esta ocasión, analizaremos la relación entre la diabetes y la nefropatía diabética o también conocida enfermedad renal.

Antes de conocer el impacto de la diabetes en la función de los riñones, es necesario conocer que es en realidad la diabetes y cómo afecta nuestro organismo.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes mellitus es una afección endocrina asociada con la resistencia a la insulina o con una producción insuficiente de insulina. La insulina es una hormona creada en el páncreas. Cuando funciona correctamente, la insulina ingresa al torrente sanguíneo después de una comida para mover la glucosa de la sangre a las células. Si el cuerpo no produce suficiente insulina o se ha vuelto resistente a la insulina, el cuerpo está sujeto a niveles crónicamente altos de glucosa en la sangre.

¿Cómo la diabetes impacta en los riñones?

La diabetes afecta a todo el cuerpo cuando no se controla adecuadamente, incluidos los riñones. Exponerse a niveles altos de glucosa en la sangre puede dañar el sistema de filtración en nuestros riñones, el cual causa muchos problemas de salud y eventual disfunción renal. Al no tener una función renal adecuada, se comienza a retener agua, ya que, los riñones no pueden filtrar adecuadamente el exceso de líquido. Como síntoma se tiene la hinchazón de las extremidades inferiores.

El daño renal causado por la diabetes no controlada se llama nefropatía diabética, la cual proviene de las palabras: “nefro” significa riñón, y “patología”, trastorno. Aquí te contaremos sus síntomas, las causas y qué pasaría si no se llega a controlar.

¿Qué es la nefropatía diabética?

La nefropatía diabética o enfermedad renal diabética es el resultado de una diabetes mal controlada desde hace mucho tiempo. La insuficiencia renal es una emergencia médica muy grave y puede ser fatal si no se corrige. La insuficiencia crónica renal da como resultado retención de líquidos en el cuerpo, incapacidad para filtrar los metabolitos y desechos de la sangre y un mayor riesgo de infecciones.

Para comprender adecuadamente cómo la diabetes afecta la retención de agua, primero debemos comprender la fisiopatología detrás de la diabetes.

Tener niveles crónicamente altos de glucosa en la sangre da como resultado daños en el sistema nervioso, los ojos, riñones y el corazón. La hiperglucemia crónica actúa como una sustancia oxidante en los órganos y vasos sanguíneos. Los vasos sanguíneos que son afectados con frecuencia son los que tienen menor diámetro y forman parte de la microvasculatura (vasos sanguíneos de los nervios, de la retina y las nefronas), El daño de las nefronas inicialmente producen una inflamación llegando aumentar el diámetro de los poros por donde se filtra la sangre en el riñón, provocando inicialmente pérdida de proteínas, esto causa orinas espumosas. En caso el daño persista, se cierran los poros dilatados y se pierde la filtración renal, a esto se le llama insuficiencia renal, la cual puede terminar en diálisis.

¿Cuáles son las causas de la nefropatía diabética?

Imaginemos que los riñones son como un filtro de agua: pasa toda nuestra sangre a través de sus numerosos vasos para filtrar los metabolitos y los desechos. A través de la exposición crónica a niveles altos de glucosa en la sangre, las nefronas, los cuales son sistemas de filtración dentro de los riñones, se dañan y son menos eficientes en su trabajo. El daño repetitivo a los riñones da como resultado una función reducida y un aumento en la retención de líquidos en el cuerpo.

Por tanto, la nefropatía diabética es causada por un mal control glucémico, ya que, el exceso de glucosa en la sangre daña los microvasos de los riñones. Las causas adicionales de la enfermedad renal diabética incluyen hipertensión, colesterol alto, tabaquismo, factores ambientales y la estructura genética de una persona.

¿La nefropatía diabética tiene etapas?

La nefropatía diabética se presenta en etapas, ya que la capacidad del riñón para funcionar continúa disminuyendo debido al daño crónico. El inicio de una nefropatía diabética se puede detectar aun cuando esta es reversible con un examen de laboratorio llamado: Microalbuminuria simple.

Posteriormente cuando el daño ya está establecido y no es reversible encontraremos lo siguiente en los análisis de laboratorio:

Niveles elevados de creatinina en la orina

Niveles elevados de albúmina (proteínas) en la orina

Disminución de la tasa de filtración glomerular (TFG, la velocidad a la que los riñones limpian o depuran la sangre).

La composición corporal también juega un factor importante en la etapa temprana de la nefropatía diabética. Factores como la grasa corporal total, la grasa visceral y la grasa subcutánea juegan un papel en el control de la glucosa en la sangre. Las células adiposas son más resistentes a la insulina que otros tejidos del cuerpo. Por ello, es necesario que las personas con diabetes controlen su composición de grasa corporal total, ya que cantidades elevadas de tejido adiposo dificultará el manejo de la diabetes.

¿Qué pasa si no se trata la nefropatía diabética?

Si no se controla, la enfermedad renal diabética continuará empeorando y causará síntomas más graves. La nefropatía diabética es la principal causa de que los pacientes con enfermedad renal requieran terapias de reemplazo como diálisis o trasplantes de riñón.

Es importante señalar que la diabetes no controlada no solo afecta a los riñones. Entonces, mientras ocurren todos los síntomas debilitantes de la nefropatía diabética, una persona también puede estar experimentando síntomas de enfermedades cardíacas, retinopatía y problemas neurológicos.

Todas estas comorbilidades pueden evitarse o reducirse significativamente mediante un manejo adecuado.

Regresar al blog

CATEGORIAS

POST RECIENTES